Noticias

08/12/2022 - 22:18 General

El pasado 1 de diciembre fue un día de celebración en el Centro San Juan de Dios con el nombramiento de su Superior, el Hermano Casimiro Dueñas, como Hijo Adoptivo del Municipio de Ciempozuelos, además de dotar con su nombre al Centro de Servicios Sociales, placa que se descubrió ese mismo día, algo que el Hermano de la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios agradeció a todos los grupos municipales que unánimemente, así lo decidieron en el último pleno municipal. 

La alcaldesa de Ciempozuelos, Raquel Jimeno, acompañada por la concejala de Servicios Sociales, Rosa Revuelta, hizo entrega de un Diploma al Hermano Casimiro Dueñas Jiménez, superior de la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios, en el que se le concede el mérito honorífico de Hijo Adoptivo de la Villa de Ciempozuelos, en un emotivo acto que tuvo lugar en el Salón de Plenos del Ayuntamiento de Ciempozuelos y al que asistieron el Hermano Amador Fernández, Superior Provincial de la Orden de San Juan de Dios Provincia de España, y concejales de los grupos políticos de la corporación PSOE, Ahora Ciempozuelos, PP, CPCI y Vox.

“Mi agradecimiento sincero a la alcaldesa de Ciempozuelos, Raquel Jimeno, también a los diferentes grupos municipales, ya que he escuchado las palabras de cada uno de sus portavoces y es algo que me enorgullece, me siento agradecido, como Hermano de San Juan de Dios y, sobre todo, porque es la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios, la protagonista de este bonito proyecto de Solidaridad. ¡Gracias sinceras a todos vosotros!, porque juntos estamos contribuyendo a crear un municipio más solidario”.

Durante su intervención (puedes leerla completa aquí), recordó que la situación que estamos viviendo en la actualidad es muy compleja, ya que no se consigue erradicar la pobreza y la vulnerabilidad. “Por mucho que hacemos continuamos encontrando a muchas personas que no tienen ni lo básico para vivir. Porque la pobreza no puede ser erradicada sin que se abarquen las profundas desigualdades en los ingresos y las oportunidades económicas entre los diferentes países, entre las zonas rurales y urbanas, entre hombres y mujeres. Para reducir estas desigualdades habrá que comenzar con mejorar el acceso de los pobres a los recursos productivos, los servicios básicos y la protección social”.

“Las situaciones de fragilidad y conflicto -añadió- tienen un gran impacto negativo en la vida de las personas. Muchas de estas personas, no solo carecen de dinero, sino también de educación y de infraestructuras básicas que les impide realizarse íntegramente como personas”.
Desde su experiencia, ve fundamental la participación e implicación de la sociedad, trabajar también en la sensibilización de la sociedad y de cada persona para promover el conocimiento sobre las causas de la pobreza, sus consecuencias y la implicación colectiva e individual. “Para sacar adelante cambios que beneficien a las personas, es importante que sean los ciudadanos los que los impulsen y los que los defiendan, que se lo crean. Debemos entre todos realizar esfuerzos encaminados a dar lo mejor de cada uno de nosotros para ir corrigiendo tantas desigualdades”.

“Pero el reconocimiento verdadero no debe de ser a mi persona -demandó-, sino que debe de ser a la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios, ella es la verdadera protagonista, la Orden Hospitalaria representada hoy aquí, en nuestro Hermano Provincial Amador Fernandez, que aprovecho como no, para agradecerle su presencia hoy entre nosotros”.

“Deciros a todos los presentes, que me siento feliz y satisfecho de mi vida como Religioso. El poder levantarme todos los días con la ayuda de Dios y la estela de San Juan de dios, me estimula a seguir trabajando por las personas que lo necesitan. Todo ello gracias a la formación recibida a lo largo de mi vida, en dos entornos que han marcado mi personalidad: mi familia y la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios”, finalizó.

Entrega a los más vulnerables

En el acto, Raquel Jimeno aprovechó para agradecer a todos los que habían hecho posible este nombramiento y recalcar lo merecedor que es para esta distinción “y conmigo lo entendieron responsables del centro, todos y cada uno de los miembros de la corporación, vecinos, trabajadores y residentes con los que he podido compartir la iniciativa y el camino hasta aquí”. 

En su discurso, la alcaldesa tuvo unas palabras de reconocimiento a la Orden Social de San Juan de Dios y al propio Hermano Casimiro “por su entrega a las personas y familias más vulnerables de nuestro municipio, una entrega personal y directa con todo aquel que lo necesita, pero además una entrega en la construcción de nuevos proyectos que perpetúan esa ayuda a lo largo del tiempo y más allá de las personas que pasamos”. Finalmente, concluyó agradeciendo a la Orden de San Juan de Dios “por traer los valores a nuestro pueblo” y al Hermano Casimiro “por ensanchar más si cabe esos valores, transmitírnoslos con el ejemplo a todos y cada uno de los que te rodeamos y hacerlos realidad en nuestro pueblo. En estos tiempos de crispación, de guerras y odio al que piensa diferente, es verdaderamente bonito poder compartir este momento y mostrar que hay otros caminos, otros valores que nos unen que merecen la pena de verdad”.

San Juan de Dios, desde 1877 en Ciempozuelos

Este nombramiento contó con la presencia también del Hermano Superior de la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios Provincia de España, Amador Fernández, quien recordó los vínculos entre Ciempozuelos y la Orden Hospitalaria, que se remontan a 1877, cuando el padre Benito Menni inició su proyecto de atención a enfermos mentales integrando la profunda orientación humanista del cuidado propia de la Orden y los avances más novedosos en el campo de la psiquiatría.

Durante su intervención el Superior de la Orden agradeció al Hermano Casimiro su compromiso y su identificación con el carisma de San Juan de Dios, viendo en ese reconocimiento unánime del pleno del Ayuntamiento el buen hacer y la bonhomía del Superior del Centro San Juan de Dios de Ciempozuelos. 

Para finalizar, quiso recordar que durante todos estos años, siglos, el Ayuntamiento y la Orden Hospitalaria han tejido alianzas y han avanzado juntos en este proyecto, por el que, junto al carácter abierto e integrador de quienes habitan este municipio, Ciempozuelos ha sido reconocida como “Villa hospitalaria”. 

La Hospitalidad, rasgo identitario de los Hermanos de San Juan de Dios, une así a la Orden y al municipio, en la voluntad y compromiso común de generar espacios de acogida, cuidado, integración y apoyo a las personas, especialmente a aquellas que se encuentran en situación de mayor vulnerabilidad.

Al finalizar el acto se destapó la placa en el Centro de Servicios Sociales que a partir de ahora llevará su nombre.