Noticias

19/11/2021 - 16:43 General

Uno de los grandes proyectos que se han convertido en seña de identidad en el Centro son los talleres desarrollados en la Granja-Escuela. Un espacio lleno de diferentes especies animales, donde los chicos se divierten a la vez que aprenden. Caballos, ponis, gallinas, pájaros, cabras, pavos reales, cerdos, conejos… llenan este espacio de vida e ilusión.

Como señala Olga Tapiador, terapeuta ocupacional encargada de este taller, entre otros, “el objetivo principal de este proyecto es promover el desarrollo personal, mejorar la calidad de vida y fomentar la integración social de las personas del Área de Salud Mental y del Área de Discapacidad Intelectual a través de la prestación de apoyos que posibiliten el desempeño de una ocupación significativa y con valor para la persona”. “Así -añade-, la Granja Escuela se crea con el propósito de enriquecer las posibilidades terapéuticas a través del contacto directo con el animal, fomentando la participación en actividades en el medio natural y promoviendo relaciones saludables con los distintos animales dentro de un contexto terapéutico”. 

Como señala Tapiador, los resultados obtenidos en los diferentes estudios realizados, indican que las poblaciones clínicas que han recibido terapia con animales durante su proceso rehabilitador, experimentan niveles de satisfacción más altos, un mejor uso del tiempo libre y una mayor tendencia a mejorar su motivación.

Acorde a las mejoras observadas en las terapias que siguen esta línea de intervención, la Granja Escuela ofrece un contexto en el que los beneficios propios del desempeño de una ocupación significativa, se enriquecen con los beneficios derivados del contacto con los animales y la naturaleza. Las tareas orientadas al cuidado y mantenimiento del animal se plantean desde un enfoque terapéutico en el que el animal actúa como elemento facilitador, asumiendo el rol de co-terapeuta en su interacción con el paciente. Asimismo, la actividad diaria del taller se ha complementado con otra serie de actividades lúdicas y educativas con el objetivo de que el paciente pueda beneficiarse de todas las posibilidades terapéuticas que ofrece el contacto con el animal.