Noticias

17/05/2021 - 10:01 General
Comedor Social, San Juan de Dios, solidaridad, coronavirus

En junio de 2010, la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios creó en Ciempozuelos un Comedor social para ayudar a los habitantes de un municipio muy castigado económicamente. La alimentación es un derecho fundamental del que nadie debería carecer y, la Orden, en su afán por estar cerca de los más vulnerables, creó este comedor que trabaja sin descanso los 365 días del año.

La pandemia de coronavirus en España y en el mundo ha provocado una crisis sanitaria sin precedentes en los últimos cien años que, a su vez, ha derivado en la paralización de ciertos sectores económicos, como el comercio, la hostelería y el turismo, provocando una importante crisis social y económica, que deriva en un notable incremento de las personas que precisan apoyos para la cobertura de sus necesidades básicas.

Esta situación se hace patente en las demandas de atención recibidas en nuestro servicio de comedor social, pasando de ofrecer 80 comidas diarias a 300 en la actualidad, superando esta cifra en los últimos meses del año 2020. “En total en 2020 entregamos alrededor de 83.700 comidas, lo que se traduce en una inversión de más de 247.000 euros, más del doble que en 2019”.

Antonio Sanz lleva un año viniendo al comedor social del Centro San Juan de Dios de Ciempozuelos. Lleva un año viniendo solicitando esta ayuda. Tras una operación de hombro justo antes de la pandemia, al recuperarse le fue imposible encontrar trabajo. Vive en una habitación que puede difícilmente pagar gracias a esta ayuda alimentaria. Aún así, teme que si no encuentra trabajo pronto le echen y tenga que dormir en la calle.

Esta crisis socio-sanitaria provocada por el COVID-19 ha hecho que el comedor social se haya enfrentado a una de las pruebas más duras hasta el momento.

En la mayoría de los casos no son personas aisladas, sino núcleos familiares, con hijos a su cargo, que pueden comer cada día gracias al comedor social de la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios. Éste es el caso de Yoselin, que tuvo que acudir al comedor social a raíz de la COVID-19, ya que perdió su trabajo y ni su marido ni ella han conseguido otra oportunidad. En su caso tienen 3 hijos a su cargo, dos de ellos con necesidades especiales, que también reciben ayudas de la Obra Social como pañales y leche.

Gracias a todo lo recaudado por la Obra Social del Centro San Juan de Dios de Ciempozuelos, a las donaciones alimentarias y a la colaboración de los bienhechores, el comedor ha podido seguir ofreciendo comida caliente y cenas a más de 100.00 usuarios durante el pasado año 2020.

Pero esto no es suficiente, como destaca Begoña Fernández “hemos puesto en marcha esta campaña porque la situación se está haciendo insostenible. Nuestro comedor te necesita más que nunca para poder seguir dando este servicio a un sector de la población cada vez más necesitado”. Cada día, entregamos un primero, un segundo, bebida, postre y comida para la cena, pero “las personas en situación de vulnerabilidad aumentan y no podemos darles la espalda. AYÚDANOS A AYUDAR”, solicita la trabajadora social.

--- Para más información sobre el comedor pincha aquí.

--- Puedes descargarte el cartel de la campaña para difundirlo, aquí