Noticias

05/12/2020 - 11:28 General
Día Internacional de los Voluntarios, 5 de diciembre, san juan de dios

La Orden Hospitalaria de San Juan de Dios ha visto incrementado en un 33 por ciento el número de voluntarios jóvenes que se han sumado a esta actividad social transformadora desde que comenzara la pandemia hasta ahora.

El responsable de Voluntariado de la Provincia Bética, Carlos Hernández, ha explicado que “el Estado de Alarma derivó en una restricción de movimientos que no ha logrado frenar compromiso social de miles de personas que han brindado su apoyo y solidaridad a las personas que más lo necesitan, aunando generosidad y empatía, y pasando a la acción para contribuir a mejorar situaciones adversas”. Precisamente, las personas que en mayor medida han mostrado interés por ejercer el voluntariado en San Juan de Dios desde marzo hasta ahora son las que pertenecen al grupo de edad entre 18 a 40 años. 

En los últimos seis meses, este grupo etario ha pasado de representar un 27 por ciento del total de voluntarios, a un 36 por ciento. El responsable de Voluntariado de la Orden ha valorado este dato con mucha satisfacción, “muchos jóvenes se han sentido conmovidos y motivados a sumarse a nuestra acción voluntaria. Adquirir el compromiso de querer cambiar el mundo desde la acción voluntaria es una muestra de que la juventud participa, se implica, es sensible, solidaria y comprometida, lo que se traduce en un muy buen síntoma a nivel de comunidad”. 

El mayor crecimiento en voluntariado joven se ha producido en los centros San Juan de Dios de Ciempozuelos (Madrid), Málaga, Sevilla, Jerez y Granada, donde la Orden Hospitalaria tiene diversos dispositivos sociales, sanitarios y sociosanitarios. 

En este tramo de edad, al llegar a la Orden, las personas voluntarias han manifestado su disponibilidad a sumarse a la actividad voluntaria donde más necesaria fuera su colaboración, aquellos programas en los que la demanda y la necesidades sociales han crecido en estos últimos meses, como los de urgencia social y garantía alimentaria, es decir, todos aquellos relacionados con la entrega de alimentos, ya sea en lotes para las familias o en forma de menú diario para los adultos que acuden a los centros y comedores sociales de la Orden; o con la entrega de prendas y enseres de necesidad en las roperías. También se ha producido una gran participación en los programas de sensibilización y el de acompañamiento telefónico a personas mayores. La coordinadora de Voluntariado de la Residencia de Mayores San Juan de Dios en Sevilla, explica que  “ha sido muy gratificante comprobar como los jóvenes se han volcado durante la pandemia en el acompañamiento a mayores a través de video-llamadas en nuestros hospitales y centros residenciales”.

La importancia de ayudar a cualquier edad

A pesar de que este año ha tenido que reinventarse para continuar su actividad afrontando las medidas de prevención y seguridad propias de la pandemia, el voluntariado de la Orden Hospitalaria se ha mantenido activo en todas sus franjas de edad. 

Las personas voluntarias mayores de 65 años, que representan un tercio del total, al ser consideradas sanitariamente personas de riesgo, no han podido acceder a los centros para continuar prestando su ayuda presencialmente. Sin embargo, en esta adaptación que la sociedad ha sufrido en muchos ámbitos, sí que han podido realizar su labor de acompañamiento gracias a las nuevas tecnologías, bien por teléfono o por videoconferencia. Además, han participado activamente en gestiones telefónicas de programas de urgencia social y garantía alimentaria, como la organización y gestión de citas de usuarios de la Obra Social, e incluso en la captación de fondos y recursos.

Carlos Hernández ha expresado el agradecimiento de la Orden hacia todo su Voluntariado, poniendo énfasis en su cercanía, “no han dejado de estar presentes donde más se les ha necesitado. Hemos sentido su fuerza transformadora y admirable espíritu de servicio en favor de las personas y los colectivos más desfavorecidos, compartiendo la solidaridad de muy diferentes maneras, incluso en los pequeños gestos. Si ellos no hubiesen estado ahí, las consecuencias habrían sido mucho peores”.

Ahora, somos más y más fuertes

Antes de la COVID-19, la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios contaba con 1.165 personas voluntarias, y tras nueve meses, son 1.371 los voluntarios que participan activamente en 80 programas de ayuda y atención social en Andalucía, Extremadura, Canarias y Madrid. Esto supone un incremento de casi el 17 por ciento desde principios de 2020 hasta ahora.

“Esta suma de esfuerzo y compromiso se ha hecho aún más patente en los peores momentos de la pandemia. Lejos de apartar la mirada, han entendido que la solidaridad es el gran reto que tenemos por delante y han contagiado ese compromiso transformador solidario a su alrededor. Un motivo más de celebración en un día como hoy, en el que festejamos el Día Internacional del Voluntariado”, ha explicado Hernández.