Nuestra Unidad de Trastornos de la Conducta Alimentaria sigue creciendo después de un año de vida

Fecha: 
04/02/22
Categoria: 
General
Foto: 

Nuestra Unidad de Media Estancia de Trastornos de la Conducta Alimentaria, desde su ingauguración el 30 de noviembre de 2021, es una de las pocas unidades en España que están centradas únicamente en estos trastornos. En ella se cuenta con profesionales especializados y la estancia de los usuarios está entre los seis meses y un año aproximadamente. Hemos tenido oportunidad de hablar con Beatriz Expósito, dietista-nutricionista de la Unidad. Como ella misma señala, el perfil de los pacientes de esta unidad es bastante complejo. Acuden al centro tras haber tenido diferentes y muy variados ingresos en otros dispositivos públicos y privados de la Comunidad de Madrid. “De hecho -añade- sus ingresos suelen ser voluntarios ya que aquí ven una verdadera oportunidad para su recuperación”. La Unidad 15 está compuesta por 14 camas de adultos y 6 de infanto-juvenil, es decir, adolescentes de entre 13 y 18 años. El equipo es multidisciplinar, formado por 1 educadora social, 2 psicólogos, 1 psiquiatra, 1 nutricionista, 1 enfermera, técnicos en cuidados auxiliares de enfermería (TCAE) y el coordinador de Enfermería, responsable de la Unidad.

Como señala Beatriz, en salud mental los abordajes son multidisciplinares, en constante coordinación y comunicación con todo el equipo pero, en TCA es aún más necesario si cabe. “Porque aunque la alimentación esa el problema fundamental, siempre hay algo detrás. Por ello, es necesario que todo el equipo nos movamos juntos, al igual que con la familia”. “El objetivo siempre es el alta, así es como trabajamos cada día con nuestras usuarias, ya que generalmente el mayor porcentaje es de mujeres”. En esta unidad el trabajo de Beatriz juega un papel fundamental para conseguir la vuelta a casa. Como dietista-nutricionista, al comienzo hace una valoración del estado nutricional del usuario, que suele ser muy complejo. Tras este primer paso, se conoce el tipo de trastorno y se ahonda el tipo de conducta para poderlas trabajar. Como dietista, nos explica, hay una entrevista inicial y un ajuste en la dieta de cada usuario.Y desde la nutrición, se trabaja la educación en este sentido, tanto de forma individual como grupal, así como con la familia en etapas más cercanas al alta. El trabajo en esta unidad es complicado, a veces duro, pero la implicación de todo el equipo es enorme y la alegría que desprenden, sin duda, se contagia entre los usuarios. Los resultados están siendo muy buenos en este primer año de vida y eso es, sin duda, gracias a la gran calidad humana de quienes forman la unidad.